logo
search
EN

04.12.2020

Black Friday 2020: la campaña del Covid-19

En un año totalmente atípico por los efectos de la pandemia, las ventas de Bienes Tecnológicos de Consumo durante la semana de Black Friday han presentado cambios significativos de tendencias. 

Si bien su facturación durante la semana ha caído un -4% frente al mismo periodo de 2019, este resultado no se ha debido tanto a una contracción real de la demanda, sino más bien a un fuerte adelanto de las compras a semanas anteriores del mes de noviembre que, en algunos casos, han derivado incluso en roturas de stock. Con todo, el mes de noviembre en su conjunto cierra con un crecimiento en facturación para estas categorías de un +20% frente al mismo periodo de 2019 y se posiciona como el mes de más ventas del año.

Una semana crucial para los mercados de tecnología y el comercio online

Además, en línea con las tendencias observadas anteriormente durante 2020, el canal online consolida su fuerte crecimiento y aumento de cuota de mercado. En la semana del Black Friday una de cada dos compras, el 46% del total, se han realizado a través de la Web, 11 puntos por encima de la campaña de 2019.

En este sentido es importante destacar el impacto de la omnicanalidad y, consecuentemente, los cambios en las ventas realizadas por los operadores de tiendas físicas. El consumidor acude menos a la tienda a comprar, porque compra más por Internet, pero en gran medida opta por la recogida en tienda, donde la conversión es mucho mayor. Los últimos datos recogidos indican que la facturación de los Click & Mortar se duplica en comparación con el Black Friday de 2019.” señala Fernando Gomez, Head of Retail en GfK España.

Igualmente encontramos otras diferencias frente a la campaña de 2019.

Entre ellas, cabe destacar el menor impacto de las promociones. Los últimos datos recogidos por GfK indican que el 44% de los productos vendidos en la semana de Black Friday tienen aplicado un descuento en precio de -15% o superior, lo cual supone 3 puntos por debajo que en 2019 y respalda la teoría de que el mercado está tendiendo hacia una cierta « premumización » .

En lo que respecta a las categorías que más facturan durante esta campaña de Black Friday, no ha habido grandes variaciones respecto a las del pasado año ya que siguen siendo smartphones, televisores y ordenadores portátiles.

Por su parte, los productos que más crecen en facturación este año durante la semana son afeitadoras (7,2 milliones €; +36% en valor), wearables (19,7 M€, +28% en valor), cafeteras (6 M€, +15% en valor) y las tablets (23,5 M€, +12% en valor). Sin duda alguna, el hogar se consolida este año como el centro de operaciones para el consumidor que gasta más en equipamiento para teletrabajar, estudiar, entretenerse o simplemente estar preparado para pasar más tiempo en casa.

Finalmente, ante la pregunta ¿ha sido este Black Friday el peor de la Historia? La respuesta es: definitivamente no. 

Si bien es cierto que los resultados de la semana han sido más discretos que los de 2019, como hemos señalado anteriormente, la facturación del mes noviembre se encuentra muy por encima de la del mismo mes de 2019 (+20%) es decir, las ventas se han desestacionalizado pero ni mucho menos reducido. Adicionalmente, nuestros expertos destacan que si los fabricantes son capaces de reponer los productos que han sufrido roturas de stock a lo largo del mes de noviembre, cabría pensar que podamos esperar una campaña de Navidad en positivo. 



Latest Press Releases

View all Press